18.1.10

La reputación y la identidad (digital)

¿Qué ocurre cuando pones en Google tu nombre? (Por favor no me digáis que nunca lo habéis hecho!). Yo lo llamo googlear. El resultado de esta búsqueda es tu SER en el mundo digital. A partir de ahí me surgen varias preguntas: ¿Apareces? ¿Lo que encuentras es lo que a ti te gustaría que la gente viera? ¿Representa lo que eres? ¿Cómo lo gestionas? ¿Qué haces para mejorarlo? ¿Qué ocurre cuando hay alguien con el mismo nombre? ¿Qué sucede cuando alguien utiliza tu nombre en beneficio propio? Creo que para poder resolver todas estas preguntas deberíamos profundizar en dos conceptos imprescindibles en el mundo digital:

IDENTIDAD DIGITAL
Conjunto de plataformas a las que estás conectado y cuya suma determinan tu relación con el entorno digital. Tu página web, Facebook, Blogger, LinkedIn, Xing, Twitter, YouTube… Es el conjunto de plataformas en las que estás metido y las que confirman que estás en Internet. Y éstas son simplemente ejemplos. Cada día aparecen nuevas plataformas y si quieres construir una identidad completa deberías identificar cuáles son las plataformas relevantes.

El hecho de la multi-canalidad nos revela la importancia que va a tener la creación de un estándar tecnológico que permita simplificar la gestión de las diferentes plataformas y la cantidad de información de cada una de ellas. Es aquí donde veremos cambios importantes y una lucha muy interesante: Facebook connect y Google Id han sido los primeros, pero veremos la reacción de Microsoft con Windows live ID y la entrada de Twitter como nuevo player dentro de esta lucha. A falta de este estándar disponemos de herramientas que nos permiten simplificar la actualización de todas las plataformas en las que estamos presentes como por ejemplo ping.fm.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando definamos nuestra identidad digital es la creación de un nick name. Se trata de un nombre para ser identificable en muchos entornos digitales. En mi caso: titonet. El nick resuelve muchos problemas como por ejemplo el tener que identificarme como Fernando de la Rosa, un nombre largo, con artículos (“de la”), que según el lugar se ordena por la “D” o por la “R”. Por otro lado, el nick es una marca paralela que sustituye a mi nombre. Para poder mirar si tu nickname está disponible puedes utilizar servicios como User Name Check.

Por último es importante entender que tenemos competencia. En mi caso hay un pintor granadino que se llama como yo, así como también el vicepresidente del consejo General del poder Judicial. Ambos son figuras públicas con bastante reconocimiento, por lo que entramos en competencia, no por disponer de las plataformas, sino por la relevancia del uso que hacemos de nuestra identidad. Ese es el concepto de reputación digital.

REPUTACIÓN DIGITAL
La reputación es lo que eres. Como ocurre en la vida real, lo que eres no es lo que tienes (tengo FB, Twitter…) sino más bien una combinación entre cómo te ves a ti mismo (lo que crees que eres / lo que quieres ser) y lo que los demás dicen de ti. En mi opinión, éste es el primer gran paso que debemos dar a la hora de construir nuestra reputación digital: definir quién eres y qué quieres. Si tienes eso claro, es relativamente fácil poder gestionar cada una de las plataformas y transmitir un mensaje coherente. El problema es que muchas personas/empresas/marcas no tienen muy claro este punto de arranque. La clave para tener una reputación digital es ser fiel a uno mismo. A partir de ahí, la relevancia que adquiera nuestra reputación dentro del entorno digital dependerá del grado de interés de las personas hacia lo que somos.

Ahora otra pregunta: ¿Es importante gestionar la reputación digital? Muchos dirán que no... que es friki, pero igual con unos ejemplos veremos lo importante que es tanto para el presente como para el futuro. ¿Qué ocurriría si miles de personas tuvieran tu foto en su ordenador? (Pregúntaselo sino a Alison Stroke- Quien es / video 5:51s) ¿Te imaginas llegar a USA y que te detengan por tener un cierto parecido a algún terrorista? ¿Sabes que posiblemente en una entrevista de trabajo buscarán info tuya en Internet? ¿Cómo sabes que no hay alguien que se hace pasar por ti en Internet? ¿Qué harías? Cuando vayas a pedir un crédito al banco, ¿no crees que mirarán en Internet para confirmar que eres una persona de fiar? Todos estos casos son una realidad del presente. Tienes la opción de elegir si quieres o no gestionar tu reputación digital. Lo mismo ocurre con las empresas y marcas. Muchas no le dan importancia a las conversaciones que hay sobre ellas (su reputación) y resulta que éstas son un factor de influencia en la decisión de compra de sus productos.

Ok, ya nos hemos puesto de acuerdo sobre la importancia de gestionar nuestra reputación. ¿Por dónde seguimos? Aquí tienes algunos temas que deberías tener en cuenta:
  • Diferencia. ¿Verdad que no vas igual vestido en el trabajo que cuando estás con tus amigos? Debemos entender que es clave gestionar nuestra privacidad si queremos ser coherentes con nuestra reputación. No todo el mundo debe estar enterado de todo lo que haces.
  • Prueba. Para aprender en este nuevo entorno digital debemos saber y tener claro que no hay nada escrito. No hay nadie que sepa mejor que otros cómo desarrollar una reputación digital, así que prueba y después, en caso de que te equivoques, rectifica y vuelve a probar.
  • Monitoriza. Establece herramientas para entender si lo que la gente recibe es lo que eres. Para ello escucha qué es lo que la gente dice de ti, dónde lo dice y cuándo lo dice.
  • No es externalizable. El ejemplo de Rosa Díaz entre otros nos hacen ver la importancia que tiene que uno mismo desarrolles su propia reputación. Nadie sabe mejor que uno mismo quién es y quién quiere ser, así que replantéate subcontratarlo a alguien.
Por último una reflexión final: Tanto las personas como las marcas competimos en el mismo plano por esa reputación digital. No hay diferenta, todos somos seres digitales.

Para ampliar la información sobre identidad y reputación digital te recomiendo que leas lo siguiente:

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

At 18/1/10, Blogger Francesc Gómez Morales said...

Buen trabajo Fernando. Para mí es evidente que en los próximos años la identidad y la reputación digital será un elemento clave. Será un proceso de selección natural "digital". Los que no se adapten perderán oportunidades.

Para buscar el propio nombre en Internet se está proponiendo también el término egosurfing.

 
At 19/1/10, Blogger Fernando de la Rosa said...

Me alegra que te gustara. Nunca había aído sobre egosurfing, pero me gusta la palabra. Gracias x el comentario :)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home